miércoles, 14 de enero de 2015

La inseguridad estadounidense es una máquina que se autoperpetúa - Tom Engelhardt

La inseguridad estadounidense es una máquina que se autoperpetúa
 Bienvenidos al estado de seguridad nacional de 2015
 Cuando empieza 2015, hagamos un viaje atrás en nuestra memoria. Imaginaos que estaís en 1963. Durante los últimos tres años, Estados Unidos se ha enfrentado infructuosamente con una pequeña isla del Caribe donde un revolucionario llamado Fidel Castro tomó el poder después de acabar con un régimen corrupto, pero amigo de EEUU presidido por Fulgencio Batista. En la lucha por el poder mundial entre Estados Unidos y la Unión Soviética, en la que la mayor parte del planteta había optado por alguno de ambos contendientes, Cuba, a solo 90 millas de EEUU continental, se encontró en el ojo del huracán. Después de haber perdido el respaldo de Washington, había conseguido el apoyo distante  de Moscú, la capital de la otra superpotencia nuclear del orbe.   En octubre de 1960, el presidente Dwight D. Eisenhower inició un embargo del comercio de EEUU con la isla, que dos años más tarde fue reforzado y convetido en permanente por John F. Kennedy. Al entrar en la Sala Oval, Kennedy heredó también el disparatado plan de la CIA consistente en el reclutamiento de exiliados para derribar a Castro.
Este plan condujo a que en abril de 1961 se realizara la desastrosa invasión en la bahía de Cochinos en la que, a pesar de la importante ayuda de la agencia, los exiliados fueron aplastados (después de esto, la CIA tramitaría varios demenciales complots para asesinar al novel líder cubano).Lo siguiente, en octubre de 1962, fue "el momento más peligroso de la historia humana" [en palabras de Noam Chomsky] -la crisis de los misiles en Cuba- un breve periodo en el  muchos estadounidenses, entre ellos mi hijo de 18 años, pensamos muy seriamente que pronto podíamos estar en medio de una hogera nuclear.
  leer más:La inseguridad estadounidense es una máquina que se autoperpetúa 

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba