sábado, 17 de enero de 2015

Las envenenadoras de Nagyrév

Erzsébet Báthory, la sangrienta condesa
  Elisébet Báthory, la sangrienta condesa
  Hungría; tierra de leyendas, corazón de Europa, tumba de Atila e inmensa llanura. Y también, qué duda cabe, cuna de horrendos y famosos crímenes. Sirva de ejemplo el archiconocido caso de la condesa Ersébet Báthory, quien a principios del siglo XVII y obsesionada por la belleza, no tuvo reparos en asesinar o mandar asesinara más de seiscientas jóvenes para bañarse en su sangre. O la de Béla Kiss, asesino en serie que acabó con la vida de 24 personas (23 mujeres, entre las que se encontraba su esposa y el amante de ésta) antes de desaparecer sin dejar rastro. Pero no menos oscuro, no menos espeluznante a pesar de ser más ignorado, es el caso de las envenenadoras de Nagyrév.      
  Estamos en 1911 en la pequeña localidad de Nagrév, un pueblo agrícola de la región de Tiszazug situado a unos 150 kilómetros al sureste de Budapest. Julia Fazekas, una enigmátia mujer con dotes de comadrona, llega a la población.
Llega sola: su marido al parecer, había fallecido poco antes, víctima de una extraña enfermedad. Pronto....
"Se trata de uno de los episodios de asesinatos colectivos más prolíferos y prolongados en el tiempo que la historia del crimen conoce"         


No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba