sábado, 10 de enero de 2015

Rusia prohibe conducir a los transexuales y a los travestis



 Una nueva normativia del Gobierno de Rusia aprobada con fecha del pasado 29 de diciembre prohibe conducir vehículos a los travestis, asexuales, transexuales y otras personas con "desórdenes mentales o de conducta". Bajo esa denominación genérica de "personas con trastornos" se incluyen también a fetichistas, ludópatas y necrófilos, entre otros.

 Barcelona - Luis Bastierra/Diásporas/Público  
Con el fin de objetivar quién o quiénes pueden incluirse e una o varias de esas categorías, el Gobieno ruso ha sacado a colación el CIE10, acrónimo con el que se designa una clasificación elaborada por la Organización Mundial de la Salud para describir las enfermedades y sus síntomas. Dicha codificación incluye desórdenes de identidad de género y de preferencia sexual como el fetichismo, la transexualidad o el voyerismo.
Esta disparatada ley ha sido rubricada por el primer ministro, Dimitri Medvedev, aduciendo que va a contriuir de manera sustancial a reducir la elevadísima tasa de siniestros que posse su país. Durante los primeros nueve meses del año que ha que ha concluído, 20.000 personas fallecieron en las carreteras rusas. Lo que no ha aclarado Moscú es la relación que existe entre la transexuaidad, y el travestismo  y una conducción negligente.
Para hacer cumplir la normativa, está previsto realizar controles rutinarios en las vías, semejantes a los de la alcoholemia. "Prohibir a la gente conducir atendiendo a su identidad sexual es simplemente ridículo", ha señalado un portavoz de la organización Human Rights First.
Varios colectivos de siquiatras se temen igualmente que personas con ludopatía o problemas semejantes dejen de acudir a sus consultas por temor a perder el carné de conducir. Asimismo, la asociación de abogados más importante del país ha calificao la normativa de claramente discriminatoria y ha advertido que buscará el apoyo de las organiaciones internacionales de derechos humanos si el Gobierno no se aviene a revocarla.

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba