domingo, 4 de enero de 2015

Trepas y antitrepas


  Año nuevo en la valla, en la malla antirepas de Melilla, un inmigrante subsaharino que ha conseguido superar este último obstáculo, sin ser devuelto, caliente, caliente por la puerta falsa, hace corcoveta y besa el suelo de Europa.
Está féliz porque ha salido del infierno y todavía no sabe que ha caído en el purgatorio maldito que no es una estación de paso sino de retorno al Averno del que salió.
No dura mucho la alegría en la casa del pobre, la Europa que verán sus ojos estará siempre del otro lado de las rejas, siempre por encima de sus posibilidade y de las nuestras.
Habría que advertir a los recién llegados de que han aterrizado en un país expoliado; de sus recursos y de sus derechos, un país  empobrecido y humillado, insolidario y a menudo cainita que forma parte de un continente de redomado hipócritas que la única solución que ofrecen para solucionar la gran tragedia de la inmigración reside en el uso y el abuso de la fuerza militar y la represión 
leer más:http://blogs.publico.es/moncho-alpuente/2015/01/03/trepas-y-antitrepas/ 

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba