martes, 6 de enero de 2015

Explotación sexual infantil, la cara oculta de Uruguay


Montevideo (IPS/Diana Caribini).- Karina Nuñez Rodríguez tenía solo 12 años cuando se vio empujada a la protistución. Ahora, con medio siglo de vida y seis hijos, es una de las voces más elocuentes contra la explotación sexual de niñas y adolescentes en Uruguay, un país reacio a reconocer esta creciente lacra.              
Su apellio materno Rodríguez, "tiene todo que ver con lo que hago y con lo que soy", dice a IPS al explicar por qué quiere figurar con ambos esta mujer que, pese a sus múltiple aportes, no tiene otros ingresos que el trabajo sexual.
Tal como su abuela, su madre también fue una niña explotada. Ahora ella se enorgullece de haber quebrado este círculo familiar de servidumbre y marca una fecha simbólica: cuando su hija menor cumplió 12 años siendo una niña alegre y pronta para ingresar a la escuela secundaria.
En Uruguay, una gran cantidad de menores, la gran mayoría niñas, son arrancados de su infancia y ofrecidos como mercadería a cambio de pago variables: un paquete de cigarrillos, una dosis de drogas, una tarjeta de teléfono móvil, comida, vestimenta, refugio o dinero. Los explotan miembros de sus familias, vecinos o redes criminales, pequeñas o más articuladas. 
leer más:http://www.uypress.net/uc_57299_1.html 


No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba