domingo, 18 de enero de 2015

FFilipinas: ¿Por qué Dios permite estas cosas?

La niña de la calle Glyzelle Palomar se funde en un abrazo con un...
La niña de la calle Glyzelle Palomar se funde en un abrazo
 con un conmovido Papa Francisco, en Manilla.        
Se llama Glyzelle Palomar, es filipina y tiene 12 años, fue una niña de la calle y sus lágrimas y preguntas Papa Francisco al  inspiraron el discurso que el pontífice improvisó durante el encuentro con los jóvenes en la universida de Santo Tomas de Manila.
Glyzelle se presentó ante el papa acompañada de Jun Chura, otro ex niño de la calle de 14 años, quien leyó un conmovedor testimonio sobre la vida de los pequeños filipinos abandonados  y  que afrontan abusos, drogas y prostitución.
Ambos fueron salvados de la calle por la asociación Tulay Kabataan, la ONG que gestionaba la casa de acogida que visitó el papa el pasado jueves por sorpresa.  Después tocó el turno a Glyzelle de hacer las preguntas al papa y mientras leía se echó a llorar. "Hay muchos niños abandonados por sus propios padres, muchos víctimas de muchas cosas terribles como las drogas o la protistución Por qué Dios permite estas cosas, aunque no es culpa de los niños? y por qué tan poca gente nos viene a ayudar?", preguntó la niña entre lágrimas.    Al mundo de hoy le falta llorar 
 ...lloran los marginados, lloran los que son dejados de lado, lloran los despreciaos, pero aquellos que llevamos una vida más o menos sin necesidades no sabemos llorar".
 "Aprended a llorar", les exhorto y aseguro que quien no aprende a llorar no es un buen cristiano. Y prosiguió: "Sean valientes no tengan miedo a llorar"     leer más: ¿Por qué Dios permite estas cosas?




No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba