miércoles, 7 de enero de 2015

La risa iluminada - Vicente Battista


 Una joven de la resistencia vietnamita  
 El próximo 27 de enero se cumplirán 41 años del Acuerdo de Paz que, en París, firmaron representantes de Vietnam del Sur los Estados Unidos de América, el Viet Cong y el gobierno socialista de Vietnam del Norte. Ese convenio pretendía poner fin a una guerra iniciada en 1959, primero apoyada tibiamente por el gobierno de John F. Kennedy y luego, con enorme fervor, por el gobierno de Lyndon B. Johnson. A este demócrata texano no le tembló la mano cuando el 2 de marzo de 1965 ordenó el envío de cien cazabombarderos con el definitio propósito de descargar doscientas toneladas de bombas sobre Vietnam el Norte.
Devoto a Los Discípulos de Crsito, el presidente Johnson dijo que su fin era "destruir acero y hormigón", para así doblegar la voluntad del pueblo vietnamita.
Sin duda, poco sabía del sentido de la ética, de la voluntad y del tesón de ese pueblo que había ordenado destruir. Tampoco se enteró de la primera derrota qe sufriría el gobierno que había presidido: murió cinco días antes del Acuerdo de Paz de París. Fue otro político, en este caso republicano, quien supuso que ese acuerdo le brindaría ciertas ventajas. El presidente Richard Nixon, que había homologado el lanzamiento sobre Vietnam del Norte de siete millones de toneladas de sustancias químicas tóxicas y cien mil toneladas de bombas, superando las envíadas durante toda la Segunda Guerra Mundial, entendió, por fin, que el poder imperial y la fuerza bruta que ese poder detentaba no eran suficientes para derrocar a un pueblo resuelto a defender sus derechos, su libertad y su dignidad. Nixon, que había confesado que preería perder la reelección presidencial antes que ser el primer presidente norteamericano en perder una guerra, aceptó con aires de triunfo el Acuerdo de Paz de París. Un año más tarde, el 29 de abril de 1975, las tropas vietnamitas tomaron Saigón.
leer más:http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-263409-2015-01-07.html 

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba