martes, 13 de enero de 2015

Xenofobia y la tragedia de Charlie Hebdo: la cosa tiene miga - Juan Vera


 Antes de los sucesos de París   
La mañana antes del atentado a la redacción del semanario 'Charlie Hebdo', El País publicó un editorial  recomendando medidas "implacables" para "demostrar" que el Otro somos todos. A reglón seguido, proponía como primera medida, "una actuación pedagógica" para explicar "que la inmigración es rentable dado que sus beneficios económicos son mayores que sus costes" como ojo al dato- "se sabe científicamente". 
Una vez leído el artículo procedí al envío de una carta al director señalando brevemente lo que a continuación expongo con más tiempo y espacio. La carta no fue publicada. Dado su oportunida -no es baladí cómo se piensa y mediatiza el asunto de la xenofobia- me he decidido a escribir en esta sección a pesar de estar lejos de aquella que frecuento. 
Vamos por partes 
 Lo más alarmante del artículo de El País es leer contra el sentimiento xenófobo, la argumentación explícita de que el valor de las personas reside en su rentabilidad económica. (Digo explícita porque, aunque ciertamente es la manera en que se conduce nuestra sociedad contemporánea, es éticamente deplorable). Si nos paramos a pensar un poco, no se está diciendo que dejemos de tener sentimientos xenófogos, sino que dejemos de tenerlos hacia  aquellas personas que sean rentables económicamente con independecia de su sexo, ra o religión- O lo que es lo mismo -léase con ironía- que podemos desarrollar sin complejos un sentimiento de rechazo hacia los dependientes, los pardos, los enfermos y los subvencionados de toda índole  que no beneficien nuestra contabilidad.
leer más:Xenofobia y la tragedia de Charlie Hebdo: la cosa tiene miga 

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba