miércoles, 14 de enero de 2015

La ambigüedad de las plazas francesas - Rossana Rossanda


 Las únicas palabras equilibradas en el torrente de declaraciones de horror y de angustia también en la prensa italiana por el asesinato de los dibujantes y el director de 'Charli Hebdo' la ha escrito Massimo Cacciari, reorientano la custión dimensional temporal y política. A la gran emoción y protesta que ha llenado rápidaente de modo espontáneo las plazas franesas no le ha faltado alguna ambigüedad. Se ha podido manifestar legítimamente, y casi recogiendo la invitación del presidente Holland, el rechazo del fundamentaliso y la defensa de la Repíblica y el "no" a los problemas que plantea la gran inmigración musulmana en Europa. Facilitada en Francia por el trillado llamamiento a la colonización francesa d África del Norte y de Medio Oriente.  
 Durante muchos decenios hemos olvidado que fue un acuerdo entre un alto funcionario inglés, Sykes, y otro francés, Picot, el que dibujó el reparto del imperio otomanano entre Francia y Gran Bretaña. Gran Bretaña logró posteriormente imponerse y todavía más recientemente han prevalecido las políticas de Estados Unidos. Pero las recientes opciones tomadas por Holland e intervenir en el cuerno de África y en África Central han resultado, sin quererlo, la imagen de una gloria colonial que da aliento a Marine Le Pen. Igualmente, las palabras del presidente Holland justo después del atentado, pidiendo a todo el país unidad contra el terrorismo, han parecido legitimar la petición del Frente Nacional de participar en la gran manifestación oficial antifundamentalista, lo que ha resultado cierto embarazo, habida cuenta del impulso con el que Marine Le Pen ha anunciado su participacoón. No se puede en efecto llevar adelante dos políticas opuestas -acariciar viejas e injustificables tendencias coloniales y defender los valores republicanos- como ha hecho el gobierno socialista, en su intento de emplear un elemento que distraiga del descontento popular en temas de derechos de los trabajadores y de política económica. 
 leer más: La ambigüedad de las plazas francesas 

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba