jueves, 8 de enero de 2015

Paraguay: Falta bosque, sobra soja


Agronegocio

 hay 112.000 indígenas en Paraguay y el 75% de ellos vive en situación de extrema pobreza y bajo amenaza de etnocidio. Los monocultivos de soja y las explotaciones ganaderas les obligan a migrar a pesar de que parte de las tierra usadas para este cultivo les pertencen.            
 Son las siete de la mañana en Cerro Poty, una comunida indígena de la etnia avá guaraní, situada junto al vertedero de Asunción, Paraguay. El sol, ya en alto del cielo, se refleja en el suelo aún encharcado desde la última inundación. A los pies del cerro Lambaré, crece vegetación exuberante impulsada por el calor y la humedad del clima Allí decenas de familias indígenas expulsadas de sus tierras sobreviven desde hace años.  "La vida es difícil aquí porque no hay trabajo. No hay apoyo desde el Gobierno", cuenta Petrona Ruíz.
 Algunos reclinan basura en el centro o venden artesanía". Petrona tiene 38 años y cinco hijos y fue elegida responsable de la comunidad hace dos años. Lleva viviendo aquí 14, desde que llegó de Curuguaty, una localidad rural del interior del país.
Cerro Poty no es un caso aislao. "En Paraguay hay 112.000 indígenas", afirma Claudia González, jefa de comunicación del Instituo Paraguayo del Indígena, INDI, y un 75% de ellos vive en situación de pobreza extrema, según datos de la propia institución. 
 leer más:Paraguay: Falta bosque, sobra soja 

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba